Nuestro compromiso

Por Observa Ciudadanía


Se han escrito ríos de tinta, desde la modernidad hasta hoy, para explicar la relación existente entre el desarrollo de los países con respecto a la calidad de sus democracias. Factores como los niveles de pobreza, participación ciudadana, desigualdades políticas, sociales y económicas, han sido fuentes de estudio para iluminar dicha relación y dar, finalmente, con los factores que la determinan. Actualmente, sobre todo en Chile y Latinoamérica, se han abierto nuevos espacios de participación ciudadana en temas tan trascendentales como los constitucionales, propuestas de ley y políticas públicas, que buscan dar cabida a las demandas populares con respecto a las desigualdades políticas y sociales. Además, por supuesto, del activismo que generan causas como la igualdad de género, el cambio climático y las crisis medioambientales, los tratados internacionales y tantos otros desafíos que nos afectan a todos y a todas.

De este modo, creemos que resulta necesario replantearse la forma cómo concebimos la participación ciudadana en nuestros países. Sobre todo, considerando que tal participación no debe tratarse, o pensarse solo, desde la perspectiva de cuán grande es el aparato estatal o qué tan significativo es el rol de los partidos políticos en la representación democrática y en la inclusión de distintos colectivos en la toma de decisiones, sino que también enfocarnos en pensar cómo se organiza la sociedad civil para generar cuerpos intermedios en forma, que faciliten el tránsito de demandas a soluciones beneficiosas y efectivas para la ciudadanía. En otras palabras, debemos pensar la participación ciudadana como un factor detonante para modelar cambios significativos y cruciales a problemas sociales y que, por consecuencia, los ciudadanos no se perciban como simples “consumidores” o “espectadores” de las transformaciones, sino como participantes, artífices y protagonistas de los procesos de cambio.

Dicho lo anterior, y como la historia nos enseña, será muy difícil avanzar en este sentido si no somos capaces de concretar, con justicia, tales cambios en función a un trabajo formativo, innovador y de acompañamiento, que fomente y propicie una sociedad civil en forma y participativa. Pues, es solo en esta dimensión, donde los deseos y expectativas de las personas se pueden conciliar en bienes comunes y valores cívicos que nos permitan, pese a nuestras diferencias, crear un acervo, una comunidad sobre las comunidades y, en definitiva, ser países cohesionados, y que esto nos ayude a dar con soluciones sostenibles, que resuelvan de abajo hacia arriba, los problemas reales de las personas y sus comunidades.

En vista a este propósito, en Observa Ciudadanía creemos e impulsamos, siempre y en todo lugar, la vía democrática para la resolución de conflictos, donde el diálogo, la crítica, la deliberación y el respeto por las creencias y opiniones de los demás, son pilares fundamentales que sostienen nuestras relaciones civiles y políticas. Además, creemos y promovemos valores cívicos como la honestidad, la responsabilidad, la justicia social, la prudencia, la tolerancia, la colaboración, la imaginación colectiva y la compasión. Pues, sabemos y reconocemos que sin estos valores resulta muy difícil conseguir la autovalía necesaria para respetarnos a nosotros mismos y aceptar, y tolerar, a los demás. En este sentido, en Observa Ciudadanía creemos que trabajando juntos y en base a objetivos comunes, podremos propiciar una democracia plena y un desarrollo sostenible desde y para la ciudadanía.


29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo