top of page

Fomentando la curiosidad y el amor por la lectura en las tutorías comunitarias

Actualizado: 22 nov 2023


En un mundo donde la información fluye constantemente a través de pantallas y

dispositivos electrónicos, tanto en la lectura tradicional del libro como desde los

dispositivos electrónicos, la lectura es una herramienta indispensable para el

aprendizaje y el desarrollo personal, independientemente del formato. La

curiosidad innata que poseemos durante la infancia es un tesoro que debemos

cuidar y fomentar, y las tutorías comunitarias ofrecen una oportunidad invaluable

para lograrlo.


Las tutorías comunitarias son espacios de encuentro y aprendizaje que

trascienden las aulas escolares. Aquí, las y los niños se reúnen en grupos para explorar

nuevos horizontes de conocimiento. En este contexto, es esencial comprender que

el objetivo de aprender va más allá de simplemente acumular datos y cifras. La

educación debe nutrir la mente y el espíritu, y la lectura es un puente excepcional

hacia ese mundo de posibilidades.



La curiosidad natural de la niñez es un motor poderoso que los impulsa a hacer

preguntas, a explorar lo desconocido y a imaginar mundos enteros. Por eso, es

importante que la iniciación a la lectura sea una experiencia agradable que

despierte en los infantes el interés y el deseo de leer. El sentido y el significado de

la lectura también son importantes, ya que permiten a las infancias, comprender por

qué y para qué están leyendo, lo que les ayuda a encontrar un propósito y una

utilidad a la lectura. Además, la lectura es una actividad voluntaria y placentera,

por lo que la familia y los docentes juegan un papel fundamental en la creación de

un clima afectivo, así como en la motivación y generación de actividades que den

sentido y significado al por qué y para qué leer.



Desde la infancia, al integrarse a la lectura, acceden a una variedad de historias,

ideas y perspectivas, que nutren su curiosidad. Les permite adentrarse en

universos lejanos y viajar en el tiempo, conocer héroes y heroínas, y comprender

culturas diferentes a las suyas. A través de la lectura, los niños pueden formular

preguntas, buscar respuestas y descubrir el placer de aprender por sí mismos.

Además, la lectura desarrolla habilidades cruciales como la comprensión lectora,

el pensamiento crítico y la empatía. Estas habilidades se potencian con la lectura

en voz alta, la lectura compartida y la lectura silenciosa. También es importante

elegir textos que sean de interés para los estudiantes y que se ajusten a su nivel

de comprensión.



Las tutorías comunitarias, al fomentar la socialización grupal, potencian aún más

los beneficios de la lectura. Las y los alumnos comparten sus descubrimientos y

reflexiones, enriqueciendo sus experiencias y aprendiendo unos de otros.

En un mundo cada vez más digital, donde la atención se fragmenta y la inmediatez

es la norma, debemos recordar que la lectura es un refugio para la mente y el

alma. Las tutorías comunitarias, con su enfoque en la socialización grupal, nos

brindan la oportunidad de cultivar la curiosidad y el amor por la lectura en la

infancia. Al hacerlo, no solo estamos formando mentes brillantes, sino también

corazones compasivos y ciudadanos informados que contribuirán al bienestar de

la sociedad.


Así que, mientras trabajamos en el fortalecimiento de nuestras comunidades a

través de tutorías comunitarias, recordemos siempre el poder transformador de la

lectura. Enseñemos a las y los niños que cada página es un portal hacia el

conocimiento, la empatía y el entendimiento mutuo. Fomentemos el gusto por la

lectura y la curiosidad, para avanzar siempre en el conocimiento.


Autor: Matías Lillo, ciencia política Universidad Alberto Hurtado.

57 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page